PRENSA

  • PUNTA BEGOÑA ES ESPECTACULAR Y SU RECUPERACIÓN ES UN EJEMPLO A SEGUIR

    AUTHOR: // CATEGORY: Artículos, Prensa

    No Comments
    Gonzalo Arroita, de la UPV, Javier Martín Ramiro, del Ministerio, e Imanol Landa, alcalde de Getxo, durante la visita. / PEDRO URRESTI
    Gonzalo Arroita, de la UPV, Javier Martín Ramiro, del Ministerio, e Imanol Landa, alcalde de Getxo, durante la visita.

    Javier Martín Ramiro, representante del Ministerio de Fomento, aplaude los trabajos de restauración que se realizan en las galerías

    La rehabilitación científica emprendida en las galerías de Punta Begoña por más de 60 expertos de la UPV convence a los representantes del Ministerio de Fomento, que ofrece las ayudas conocidas como ‘el 1,5% cultural’ a este tipo de proyectos. «Me parece espectacular», reconocía el subdirector general de Arquitectura y Edificación de este ministerio, Javier Martín Ramiro, que ayer visitaba por primera vez este lugar. A su juicio el que se está desarrollando en Punta Begoña es «un proyecto singularísimo porque reúne la parte patrimonial, la de investigación, la turística, la de generación de actividades, o la de regeneración del entorno».

    Precisamente, la rehabilitación de este edificio diseñado por el arquitecto Ricardo Bastida en 1918 aspirará a esas ayudas ministeriales, tal y como dejó por sentado el responsable de Urbanismo local, Joseba Arregi. Convence el método aplicado, que involucra a doctores y profesores de tantas disciplinas en un trabajo tan pormenorizado destinado a «poner en valor» esta joya arquitectónica de Getxo.

    Quienes trabajan en este proyecto pretenden sentar escuela. «Es un ejemplo a seguir. Además desde el punto de vista del Ministerio, que es poner en valor el patrimonio y que también sirva como de motor de recursos», reconoció Martín.

    Y es que la visión de estos elementos ha cambiado con el paso del tiempo. No solo es mucho más amplia hoy en día, ya que incluyen fauna y paisaje, sino que han cambiado viejos clichés. «El patrimonio siempre se ha entendido como una carga, cuando es un recurso en todos los casos. Punta Begoña además de ser un recurso patrimonial, los es de investigación, social, cultural… Me parece un modelo, sin duda». Martín hasta admitió que «si piden el 1,5% cultural seguro que tienen muchas posibilidades. Es un procedimiento de concurrencia competitiva, pero reúne todas las características» para que los trabajos que se están realizando en Punta Begoña cuenten con financiación del Ministerio de Fomento.

    Esta administración estatal ofrece costear hasta el 75% de los proyectos de restauración cultural. En 2017se subvencionó en Euskadi una fase más de catedral de Vitoria y los trabajos en la de San Sebastián.

    Aunque las críticas también le han llovido al proyecto que incluye 12 años de obras y 12 millones de gastos. El equipo de gobierno local, formado por PNV y PSE, lo avala. Ayer el alcalde getxotarra, Imanol Landa, se refirió a Punta Begoña como «uno de los edificios del siglo XX más significativos de Euskadi». Juan Manuel Madariaga, investigador principal del proyecto de recuperación y puesta en valor de las galerías, resaltase esta construcción de ocio que encargó el magnate Horacio Echevarrieta. Este edificio supuso «una innovación puntera en su época», con la utilización de «nuevos materiales y la aplicación de novedades constructivas». El investigador incidió en que «el modelo de ejecución» aplicado por estos expertos de la UPV «pueda ser abordado en otros puntos de Euskadi, de España y de Europa».

  • EL ATHLETIC Y LOS PRESOCRÁTICOS

    AUTHOR: // CATEGORY: Artículos, Prensa

    No Comments

    La primera regla es que de la filosofía no se vive

    Escribe Gonzalo Arroita Berenguer.

    No había oído hablar tanto de filosofía desde que salí del colegio. El Padre Mendibelzúa, futbolero de pro, echaba el resto en sus clases para que intentáramos entender las claves de los presocráticos. Costaba pillarlo, la verdad, pero no tanto como las normas que rigen la filosofía del Athletic Club.

    Jugamos con lo nuestro. En eso todos de acuerdo. O por lo menos yo. Somos diferentes. Claro. Quién no lo es. Pero a partir de ahí, asaltan las dudas.Y ello a pesar del esfuerzo compresor, de comprimir y de comprender,  que hace el club en su web, resumiendo en líneas una filosofía que parece ser la base del Athletic, si no el Athletic mismo.

    A modo de ejemplo, ¿Saborit entra en la filosofía? ¿Y Laporte? Por el texto de la norma, parece claro que sí. Pero se considera el factor deseo de pertenencia que predica nuestro presidente? Ahí la cosa es interpretable. Laporte hizo un gran gesto quedándose con nosotros por menos dinero, siendo muchísimo de todas formas. Pero también dice claramente que el Athletic es invisible en Francia, y que eso le perjudica para jugar con su selección. Aviso a navegantes.

    ¿Con qué edad deberían llegar los chicos africanos a Euskadi para entrar en nuestra filosofía? ¿Por qué no pudieron jugar en el Athletic José Eulogio Gárate o Miguel Jones? Y San José, que se nos piró a Liverpool y volvió por buen dinero, ¿es filosofía Athletic en cuanto a sentimiento de pertenencia? ¿Y cómo cuadraría Marco Asensio, que no tuvo la posibilidad de entrar en  Lezama bien jovencito, para disgusto de su padre, bilbaíno, futbolista y atlheticzale incondicional?

    El tema se complica cuando se combinan elementos tan etéreos como un territorio que sólo existe en nuestro sentimiento, los anhelos de pertenencia de futbolistas profesionales que normalmente irán donde más les convenga, y la autoridad suprema que delimita con pulso de cirujano algo tan interpretable como lo natural y lo artificial.

    Muchos años atrás hubo quien en su círculo aclaraba de forma más entendible esta duda metódica. Era un zurdo y glorioso jugador del Athletic, luego técnico y con ojo clínico para seleccionar talentos que nos llevaron a los títulos de los 80. Su opinión empírica también era que la filosofía del Athletic cabe en medio folio. Pero expresado de otra forma.

    Artículo único: podrá jugar en el Athletic todo aquel que ‘le salga de las pelotas’ a cada Junta Directiva.

    Con perdón, pero lo decía así.

    En la última Asamblea se habló mucho de filosofía y economía y poco de fútbol.

    La economía va como un tiro, en parte por la gestión y sobre todo porque la filosofía no está funcionando con algunos jugadores. La caja está llena porque se nos van jugadores importantes (Martínez, Herrera, Amorebieta, Llorente,…) y no vienen otros deseables (Monreal, Merino, Berenguer,…).

    Leo y releo los mensajes que nos llegan. No debemos tener miedo, pero se nos avisa de que vendrán mal dadas. Y ello porque somos un equipo donde prima la filosofía y debemos estar orgullosos de participar “en ese viaje único que es el Athletic”, por el que tantos nos envidian.

    Un viaje diferente y único por el cosmos filosófico, aunque alguien pueda pensar que estamos hablando sólo de un equipo de fútbol.

    Y hablando de fútbol. Diré que estoy orgulloso de cómo ha competido estos años el Athletic de Josu Urrutia. Valoro enormemente el fichaje de Marcelo Bielsa, aunque luego se torciera. Y el de Ernesto Valverde, sobre todo. Confío en Cuco Ziganda, aunque creo que al banquillo del Athletic y a sus máximas responsabilidades técnicas y deportivas deben llegar profesionales baqueteados y contrastados en las grandes competiciones.

    Pero creo que la plantilla se está descapitalizando peligrosamente, entre los que se han ido, los que no vienen, los que no renuevan, los que escuchan cantos de sirena, los que se nos hacen mayores…

    Y mientras tanto, llega mucho dinero de las televisiones a equipos pequeños y medianos, que con fichar a un serbio que la toque y a un nigeriano que la meta, te van bajando de renglón.

    Y sí, también estoy orgulloso de participar de este viaje y de esta filosofía.

    Pero con dos matizaciones.

    La primera es que de la filosofía no se vive. Que alguien mire cómo vuelve la gente a casa tanto tras las derrotas dulces (qué peligroso cuando este concepto se empieza a repetir) y de las amargas, y tras unas y otras vamos teniendo procesiones este año. Vienen años complicados, y ser competitivos con nuestra filosofía exigirá excelencia en la gestión.

    Y la segunda, que siendo tan importante nuestra filosofía, sería bueno que se explicara de forma clara, porque entiendo que jueguen en el Athletic un chico catalán, otro francés, otro cántabro, otro africano, que llegaron a Lezama en algún momento, pero me remueve el alma que se corte de mala manera a 150 niños riojanos que empezaban a mamar el Athletic desde su infancia.

    A muchos, y de muchas partes, esto les aleja de la filosofía del Athletic. Y del Athletic mismo.

    Será que soy torpe para entenderlo, pero ya decía el Padre Mendibelzúa que la Filosofía no es lo mío.

    Por Gonzalo Arroita. Urbanista y socio del Athletic Club

    Artículo publicado en El Desmarque

  • ¿VALVERDE? ASÍ SON LAS COSAS, Y ASÍ SE LAS HEMOS CONTADO

    AUTHOR: // CATEGORY: Artículos, Prensa

    1 Comment

    ‘Celebro tener a Valverde en el Athletic’

    La afirmación, repetida durante años por un famoso periodista al final del telediario que presentaba, aparece clasificada en el decimoctavo lugar del listado de frases más recordadas de la televisión en España. Sigue en el top a expresiones tan célebres como “un poquito de por favor”, “si me queréis, irse”, “ el algodón no engaña” o “Chanquete ha muerto”. Y precede a otras no menos imprescindibles en la memoria como “que te meto con el mechero, Sole”, “quién me pone la pierna encima” o “Andreíta, cómete el pollo”.

    La frase del periodista puede parecer mucho más seria que las otras, pero para mí lo es mucho menos. No viene a reflejar más que una evidente falta de objetividad, al afirmar que la realidad de las cosas coincide con su visión particular de las mismas. O con la de los jefes de su cadena.

    gonza_arroitaY esta falta de objetividad tiene una destacadísima presencia en la información general, y no digamos en la futbolística, donde a partir de los resultados se empiezan a tejer sesudas derivadas y teorías, que acaban poniendo en duda de forma gratuita lo que funciona.

    Me contaba un buen amigo y vecino que su primo, ilustre cronista deportivo, le confesó que en el caso de que el partido avanzase por el segundo tiempo con el empate inicial, iba escribiendo reseñas distintas por si al final metía gol uno de los dos equipos. Tres lecturas distintas y un solo partido verdadero.

    No es sólo cosa de los periodistas deportivos. Tras los descalabros demoscópicos y periodísticos con el Brexit o con el referéndum colombiano, ahora tertulianos y encuestadores nos explican por qué ha ganado Donald Trump, cuando no han sido capaces ni de intentar explicar por qué podía ganar.

    Vistos los cojones, toro.

    Pero en el fútbol ese oportunismo se dispara. A título de ejemplo, ¿se imagina alguien lo que hubiera ocurrido si la selección española del mundial 2010 pierde alguna de las eliminatorias que ganó tan ajustadamente como las de Chile, Paraguay o incluso Portugal? ¿Existiría el discurso del tiqui-taca? ¿Sería marqués Del Bosque?

    Si nos venimos a territorios más cercanos, podemos encontrar todo tipo de eruditas teorías creadas al calor del resultado.

    Las rotaciones suelen ser un desastre si se pierde, o una brillante estrategia si se gana, o incluso una solución aceptable si se tutea al Real Madrid.

    Apostar por el joven Yeray ha sido un acierto porque no ha habido fallos estrepitosos, que los tendrá que haber porque el muchacho lleva sólo 10 partidos en el primer equipo. Pero si los hubiera habido, sería para algunos todo un síntoma de que el entrenador está desesperado y ha perdido el norte alineando a un chaval sin experiencia.

    La posesión del balón es un dato positivo cuando se gana, pero en cuanto pierdes te dirán que tienes un dominio ineficaz, y si no la tienes te dirán que has perdido tu filosofía de juego.

    Incluso la rotación de porteros, una de las pocas decisiones que no comparto con Valverde, sería enjuiciada de forma más dura si se dieran fallos puntuales en la portería, que tarde o temprano se dan en todas partes.

    Me parecen muy injustas las críticas tan duras sobre la dirección técnica de un equipo que lleva años dando alegrías a la gente a base de un esfuerzo monumental. Físico y mental.

    Valverde renovó por el Athletic Club desoyendo ofertas de primer nivel.

    Pero ya dijo entonces que el día a día desgasta, y entre líneas, que cada año el trabajo es más difícil aunque el equipo sea mejor.

    A mi juicio no ha perdido un estilo de juego ni ha renunciado a ninguna filosofía, sino que se adapta a un calendario exigente para el que el equipo, por lesiones musculares y de otro tipo o por no haber alcanzado su mejor puesta a punto, no está aún totalmente preparado.

    Creo que Ernesto Valverde tiene un gran estilo, en lo futbolístico y en lo personal. Y celebro tenerle en el Athletic.

    Aunque es lógico que le desgasten factores externos, liderados por quienes todo lo saben y así nos lo cuentan, mientras contemplan con displicencia a quienes valoramos que un grupo de chavales tutee al Madrid, ayude a golear a un buen equipo europeo ,y pocas horas después se faje para puntuar en un campo maldito.

    Así lo veo yo y así se lo cuento.

    articulo original en El Desmarque