PRENSA

  • LAS GALERÍAS DE PUNTA BEGOÑA SE CONSOLIDAN COMO ESPACIO CULTURAL EN GETXO

    AUTHOR: // CATEGORY: Artículos, Prensa

    No Comments
    Dos visitantes contemplan una exposición en las galerías. /BORJA AGUDO
    Dos visitantes contemplan una exposición en las galerías. / BORJA AGUDO

    13.000 personas acuden en los diez primeros meses del año al monumento para seguir las obras y otras actividades programadas

    TXEMA IZAGIRRE

    «En 2019 vamos a tener mucha obra en Punta Begoña, actividades sociales y culturales participativas, y ofreceremos datos importantes sobre la historia de Getxo; sobre un proyecto puntero en Europa de formación a través del Patrimonio…». Gonzalo Arroita, profesor de la cátedra Unesco y uno de los expertos de la UPV enfrascados en la recuperación científica de este edificio, resalta que «ese espacio que se va llenando de vida hay que ordenarlo muy bien».

    El significativo incremento de visitantes registrado este año -ya van cerca de 13.000- unido al avance de las obras requerirá «un importante esfuerzo de diseño logístico de la gestión del espacio, para coordinar y optimizar el aprovechamiento social del mismo». En cuanto a la impresión general sobre qué opinan los visitantes sobre las galerías, este experto destaca que «los comentarios más habituales reflejan la sorpresa por la magnitud del monumento, sus contenidos, sus impresionantes vistas». Arroita comenta que entre las sugerencias recogidas, resaltan las peticiones de que «se incorpore más contenido histórico sobre el enclave y sobre Horacio Echevarrieta y, sobre todo, imágenes antiguas que contextualicen la evolución».

    Los asistentes también se ofrecen a colaborar y a aportar datos sobre vivencias personales o familiares vinculadas al edificio o al personaje de Echevarrieta. El caso es que las visitas permanecerán abiertas hasta bien entrado el mes de enero. Uno de los atractivos actuales reside en la obra de carpintería que se llevará a cabo del salón. «La intervención se plantea en forma de taller abierto y didáctico. Permitirá conocer la historia constructiva y vital de uno de los espacios más influyentes y desconocidos del siglo XX». La afluencia más fuerte se ha registrado en verano, pero el otoño ha aguantado el tirón y en octubre pasaron por Punta Begoña cerca de 2000 personas. El récord de visitantes llegó tras la Semana de la Ciencia-Zientzia Astea, con llenos absolutos en todos los turnos programados, y en plena Semana del Diseño de Bizkaia. En este caso, en las galerías se expusieron las colecciones premiadas y presentaciones de destacados estudios de diseño de Getxo.

    Visitantes vascos

    Respecto a la procedencia de los visitantes, aproximadamente el 70% vino de Euskadi, con mayoría vizcaína. El 21% llegó desde otras comunidades autónomas -con importante presencia de visitantes de Madrid, Castilla-León, Cataluña y Andalucía-. Llamó la atención «la escasa afluencia de público desde las provincias y comunidades limítrofes, aspecto en el que se debe trabajar», según reconoce el catedrático de Unesco. En cuanto al nivel de satisfacción, el 94% de los visitantes encuestados calificaron la visita de «recomendable» y el 83% estaría dispuesto a repetir. Con todo, Arroita apunta como balance que «el año 2018 ha supuesto un avance importante en el entendimiento de Punta Begoña como un espacio de encuentro, para visitar, conocer, descubrir, pero también para participar, proponer y desarrollar».

     

    Fuente El Correo

  • «REVITALIZAR EL PATRIMONIO ES CLAVE, PERO SIN CONVERTIRLO EN UN PARQUE DE ATRACCIONES»

    AUTHOR: // CATEGORY: Artículos, Prensa

    No Comments
    Gonzalo Arroita es profesor de la cátedra Unesco. /Blanca Castillo
    Gonzalo Arroita es profesor de la cátedra Unesco. / BLANCA CASTILLO

    Gonzalo Arroita, experto en Patrimonio de la Unesco, organiza para el Aula de Patrimonio de la UC un ciclo de conferencias que continúa hoy con su ponencia sobre el modelo de divulgación ‘Abierto por obras’

    Fue el ideólogo del lema ‘Abierto por obras’, hace ya 20 años. Le encargaron diseñar la rehabilitación de la catedral de Santa María, en Vitoria, y aprovechó para explicársela a sus vecinos. «Teníamos que aprovechar la oportunidad de la recuperación del patrimonio para divulgarlo, para ponerlo en valor. Ahora ese mismo modelo se aplica en más de 100 proyectos en todo el mundo», recuerda Gonzalo Arroita (Bilbao, 1961), letrado urbanista, profesor de la cátedra Unesco y consultor de Naciones Unidas en Patrimonio cultural, desarrollo urbano y turismo. «Hay que lograr que la inversión en patrimonio no sea a fondo perdido, sino que revierta en un beneficio a las ciudades en favor de la sociedad», defiende. Por eso coordina junto a Isabel Cofiño el ciclo ‘La vocación social del patrimonio cultural’, que ha acogido el Aula de Patrimonio de la Universidad de Cantabria desde el 2 de octubre, y que continúa hoy con su ponencia sobre el modelo ‘Abierto por obras’. Será en la sala Fray Antonio de Guevara del Paraninfo (calle Sevilla), a partir de las 19.00 horas.

    -Abrió la catedral al público, literalmente, para mostrar las obras de rehabilitación.

    -La clave ha sido cambiar el pensamiento. Antes el patrimonio era un enfermo crónico al que tenían que atender con cuidados paliativos y ahora lo que se está viendo es que hay que verlo como un recurso activo al servicio de la sociedad.

    -Esos cuidados paliativos lo único que hacían era alargar la enfermedad, supongo.

    -Claro. Y en lugar de ayudar al monumento se empeoraban las cosas. No puedes operar aun enfermo del corazón sin conocer su historia médica. Lo primero es conocer cuáles son los males del paciente para luego decidir cuáles son los mejores remedios. Y todo ello se puede aprovechar a nivel formativo, divulgativo.

    -Así nace ‘Abierto por obras’.

    -Porque se podía aprovechar para la formación. Podía explicarse el proceso constructivo del monumento al tiempo que se explicaba el trabajo de rehabilitación. Y al hilo de todo eso podía contextualizarse con la historia de la ciudad, con más conocimiento sobre patrimonio, etc. Los chavales de colegios e institutos, y los universitarios realizan visitas guiadas. Eso, ya he dicho, genera conocimiento, cultura, y también algo que es muy importante, orgullo social por el patrimonio.

    -Y así termina también por ser un atractivo turístico.

    -Hasta el punto de que genera un impacto económico y social muy importante. En el caso del proyecto de la catedral de Vitoria está estudiado que por cada euro invertido se generaron 4 euros para el Producto Interior Bruto de la comunidad.

    -Y Cantabria, ¿lo está haciendo bien a este respecto?

    -Lo que tiene Cantabria es un potencial muy alto. Conjuga patrimonio con naturaleza y con gastronomía como lo hacen muy pocos en Europa. Me parece que el reto de esta región es saber promocionar pero sin modificar. Hay que revitalizar el patrimonio pero con cuidado de no convertirlo en un parque de atracciones.

    -Sin masificar, dice.

    -Exacto. El turismo tiene que ser una consecuencia de la recuperación de estos espacios y monumentos para los ciudadanos, no un fin en sí mismo. Cantabria lo ha hecho muy bien con el modo en que ha devuelto la vida a algunas zonas rurales.

    -Para atajar la despoblación.

    -El proyecto del valle del Nansa que ha diseñado José María Ballester, y que ahora me consta que está acometiendo en otra zona de Valderredible, se está extrapolando también a otros casos similares en otras zonas de Europa e incluso del mundo.

    -Aquí, muchos expertos en esta materia lamentan que no se promocionen ciertos valores como Altamira. Critican dejadez por parte de las instituciones implicadas.

    -Yo soy ‘bilbasor’ (risas). Soy de Bilbao y vengo a Cantabria porque me gusta con locura. Por eso lo veo más como un consumidor. Yo cambiaría pocas cosas; pero lo que hay que tener en cuenta aquí, ya lo he dicho, es el objetivo que persigues, en que el turismo sea una consecuencia, no un fin.

    -La crisis ha lastrado el desarrollo de programas de conservación. ¿Quizá ahora se empieza a ver la luz al final del túnel?

    -La crisis condiciona que hay menos obra pública y por ello menos dinero destinado a patrimonio. Es lo que ocurre con la Ley de Patrimonio Cultural, que obliga a destinar un 1% de esa obra pública a trabajos de conservación o enriquecimiento del Patrimonio Cultural Español. Sin embargo lo que se está viendo ahora es que hay que diseñar bien las inversiones para que tengan un retorno a la sociedad.

    El Diario Montañés

  • LAS GALERÍAS DE PUNTA BEGOÑA SE CONVIERTEN EN UN «PROYECTO ESTRATÉGICO» DE EUSKADI

    AUTHOR: // CATEGORY: Artículos, Prensa

    No Comments
    Las históricas galerías, en pleno proceso de restauración, se han abierto al público y acogido varias exposiciones artísticas. / BORJA AGUDO
    Las históricas galerías, en pleno proceso de restauración, se han abierto al público y acogido varias exposiciones artísticas. / BORJA AGUDO

    Expertos vascos y de distintos puntos del país reunidos en el Foro Unesco resaltan la importancia de este enclave y su recuperación

    El Foro Unesco reunió la pasada semana a cerca de un centenar de expertos vascos y del Estado para conseguir un «compromiso» general. Todos coincidieron en que las galerías de Punta Begoña «son un proyecto estratégico de Euskadi» que debe de seguir manteniendo su carácter público «durante 50 años más» y perdurar su utilización como espacio para alojar actividades culturales, deportivas o sociales.

    Getxo gana así enteros con elementos tan importantes de su patrimonio arquitectónico como las galerías diseñadas por el arquitecto Ricardo Bastida y el Puente de Bizkaia. Así lo dejaron claro en este foro. Además, hay un rumbo diferente. «Es muy importante este referente patrimonial en el que el turismo no es lo principal, sino una consecuencia de la recuperación de espacios y su puesta al servicio de los ciudadanos», resaltó Gonzalo Arroita, profesor de la cátedra Unesco.

    Atrás queda la propuesta de abrir un hotel de lujo en esta construcción, cuando la adjudicataria cadena Barceló se echó atrás por considerar que no merecía la pena invertir en un tiempo de recesión económica. Actualmente los expertos de la UPV se afanan en avanzar en la recuperación de un edificio abierto al público, en el que los visitantes pueden observar en directo cómo se desarrollan los trabajos. Aparte de eso, se avanza en su puesta en valor.

    ¿En qué se traducirá esto? Según Arroita, «la singularidad es el tratamiento y la gestión orientados a generar recursos, a propiciar cultura, recuperar historia, a la formación y a la participación ciudadana. Los datos ya revelan que Punta Begoña tiene gancho. El número de visitantes se ha disparado este año hasta los 10.000, a la espera de cerrar las cuentas con todos los eventos que hay pendientes en lo que resta de 2018.

    Pero lo mejor está por llegar. «En 2019 la obra va a experimentar un gran empuje y visibilidad». Este profesor de la cátedra Unesco resalta que «cada día llegan nuevas propuestas para llenar este espacio». Actividades en torno a la moda, el arte, el deporte, hasta el trabajo de los universitarios se han incrementado.

    El cambio de las galerías ha sido drástico. Horacio Echevarrieta realizó el encargo a Bastida crear un muro de contención de la ladera de Ereaga que dispusiese de espacios aprovechables para disfrutar en familia y organizar reuniones de negocios y con amigos en un punto con unas vistas privilegiadas al Abra.

    En tiempos de la Guerra Civil hasta se usó como hospital de campaña y en las últimas décadas se declaró en estado de ruina a causa de su estado de abandono. Cualquier persona, sea de Getxo o no, puede visitar ahora este edificio tan singular, cuya apariencia desató críticas. «No puede ser que la primera visión de Euskadi que tienen miles de visitantes que llegan en crucero sea una ruina», lanza Adolfo, un getxotarra que apoya el trabajo realizado.

    El último Foro Unesco ha reunido a distintos agentes para comprometerse en el cambio de rumbo. Gobierno vasco, Diputación, Ayuntamiento y expertos universitarios coinciden en el valor de unas galerías que esconden muchas historias que están sacando a la luz los científicos, centrados en dejarlas tan bellas como eran el día de su inauguración.

    Fuente El Correo